¡La tecnología al rescate!

Cuatro vías para salvaguardar el medio ambiente

Es innegable que los avances tecnológicos del último siglo han supuesto toda una revolución para el ser humano, que ha visto como su calidad de vida asciende hasta límites que en el pasado nadie podría haber imaginado. Sin embargo, la tecnología también ha evolucionado hasta convertirse en el único medio viable para salvaguardar la integridad del planeta. El calentamiento global, la deforestación, los desastres naturales, el efecto invernadero, la desertificación o el derretimiento de los glaciares son solo algunos de los peligros que actualmente acechan. ¿Cómo puede la tecnología proteger el medio ambiente en un futuro próximo?

La tecnología al servicio del planeta

Según los expertos, el impacto medio ambiental se debe principalmente a tres factores: el tamaño de la poblaciónsu bienestar y la tecnología. Mientras los dos primeros crezcan sin control, la polución aumentará junto a ellos. Es aquí donde el tercer y último elemento debe intervenir para contrarrestar los efectos del desarrollo demográfico y económico. Y es que la tecnología mantiene una relación mucho más saludable con el ecosistema, reduciendo las emisiones contaminantes.Bajo esta premisa, no todos los sistemas y procedimientos cuentan con el mismo potencial para cambiar la calidad ambiental, reducir el impacto del hombre en el medio y promover una concienciación sobre el tema a nivel global. Nuestra esperanza reside en unas técnicas muy concretas.

  • Biotecnología

Como su propio nombre indica, la biotecnología hace referencia a toda aplicación tecnológica que utiliza sistemas biológicos u organismos vivos para la creación de procesos específicos. En el tema que hoy nos preocupa juega un papel fundamental a la hora de luchar contra aspectos como la contaminación o el efecto invernadero. Por ejemplo, ¿has oído hablar alguna vez de la biorremediación? Esta utiliza hongos y bacterias para descontaminar las aguas residuales. Una tecnología viva a favor del progreso sostenible. Otra alternativa es la producción de biomateriales, capaces de almacenar compuestos tóxicos como el dióxido de carbono o el amianto, tan perjudiciales para nuestra atmósfera.

  • Energía termal

Otra medida, desconocida por muchos pero de increíble potencial, es la energía termal. El océano es uno de los recolectores de energía solar más grandes del planeta. Cada día, absorbe una cantidad similar a 250 billones de barriles de petróleo, suficiente para abastecer a todo el mundo. Ya que, en términos generales, este consume alrededor de 90 millones de barriles de petróleo al día. Las cuentas cuadran y más con la colaboración de la tecnología OTEC, que convierte la energía termal en electricidad usando la diferencia de temperatura entre la superficie del agua y el fondo marino.

  • Depolimerización

Todavía en fase de experimentación, la depolimerización se presenta ya como uno de los métodos del futuro para proteger el medio ambiente. La base de esta tecnología es convertir en combustibles funcionales cualquier desperdicio que incluya carbono en su composición. Es decir, objetos corrientes y de uso diario como los neumáticos del coche, las prendas de ropa hechas de poliéster, los envases de plástico, la madera e, incluso, los desechos de los animales. Para lograr el resultado esperado, sólo deben someterse a unas condiciones extremas de calor y presión. Y todo desde la comodidad del hogar, pues el proceso incluye la instalación de una caldera específica apta para cualquier entorno.

  • Prensa digital

Los medios de comunicación no solo sirven como herramienta de conocimiento y concienciación, la prensa digital del futuro tendrá un papel mucho más importante. Dentro de unos años el periódico electrónico se convertirá en la principal fuente de información, ya que el lector no solo estará al tanto de la actualidad, también ayudará a mitigar la contaminación del planeta. Este dispositivo incluirá en la pantalla miles de microcápsulas con cargas eléctricas adheridas por una fina hoja metálica acerada. Cada una de ella posee partículas blancas y negras, que al entrar en contacto con dichas cargas salen a la superficie exhibiendo diferentes patrones.


Deja un comentario